¡Se me ha pasado el día volando!

¡Se me ha pasado el día volando!

Si hay un día de nuestras vidas que pasa en un abrir y cerrar de ojos y en el que todo sucede a la velocidad del rayo… ese día es el de nuestra boda. Uno, dos o incluso más años de preparación y nervios para que finalmente, el día acabe en un suspiro. Y ya que estamos hablando del paso del tiempo, podemos hacernos esta reFLexión:

¿Cuánto tiempo vais a poder dedicar a cada uno de vuestros invitados? O dicho de otra forma… ¿cuánto tiempo va a poder cada invitado disfrutar de vosotros el día de vuestra boda?

Oye… ¿y los novios? ¿Has visto a los novios? ¿Dónde están los novios? ¡Aún no he podido felicitar a los novios!

Está claro que con unos invitados estaréis mucho más tiempo que con otros. Con unos paséis un rato a solas y con otros en grupo. De modo que es imposible prever con exactitud la respuesta. Pero tampoco falta ser ningún genio en las mátemáticas para hallar la media; una cifra que podría indicarnos el tiempo «de calidad». De abrazarnos, de mirarnos a los ojos, de hacernos reír, de transmitirnos cariño y alegría.

Imaginemos que a vuestra boda asisten 100 invitados. Y pongamos que el tiempo que tenéis para disfrutar de ellos son 12 horas. Bueno, realmente serán bastante menos de 12 horas, porque gran parte de su día lo vais a emplear en los vestiros, llegar (tarde) a la iglesia, la ceremonia, el reportaje fotográfico, en la mesa presidencial…

Pongamos que vamos a poder estar por y para los invitados durante 8 horas.
En nuestra clase de matemáticas de hoy dividiremos el tiempo entre el número de invitados… y veremos que podrán estar con cada uno de ellos menos de 5 minutos

Cada invitado ha dedicado muchas horas, días o semanas a prepararse para vosotros; a recorrer tiendas de moda buscando combinar un vestido con unos zapatos; a pensar qué regalo haceros; a prepararos alguna sorpresa; a ayudaros con la decoración y los preparativos… por no mencionar el desembolso que todo ello les ha supuesto. Han empleado todo ese esfuerzo y toda esa ilusión con el único interés de acompañaros en vuestro gran día. Y después de todo eso… ¡solo les vamos a poder brindar 5 escasos minutos!

¿Qué te parece si enfocáis la fiesta de manera que todo el mundo pueda disfrutar de vosotros… incluso el rato que estéis ocupados o desaparecidos?

Es el momento de nuestro FUNNY-CONSEJO de hoy:

Oye… ¿y los novios? ¿Has visto a los novios? ¿Dónde están los novios? ¡Aún no he podido felicitar a los novios!
Haced que todos se sientan parte importante

¡Que se note vuestra presencia todo el rato!

Todo lo que penséis y preparéis para vuestro gran día, hacedlo pensando en que vuestros invitados sientan que no estén en una boda más, sino en LA VUESTRA. Creadles la sensación de que forman parte de vuestro día a la hora de elaborar cada detallito. Organizad experiencias que transmitan complicidad con vosotros. Y si de paso podéis involucrarles en vuestro día y compartir juegos y risas con ellos mucho mejor. Hacedles formar parte de un grupo en el que sois la pieza principal, pero transmitiendo que ellos también son importantes.

Con FUNNY LOVE! puedes hacer que el tiempo que no estén con vosotros lo pasen haciendo algo en el que sois los protagonistas. Ofreciéndoles diversión y juego con vuestros personajes. Aprovechad también el evento y todo lo que en él suceda para darles la posibilidad de conoceros un poco más. Y es que aunque no puedes estar toooodo el rato con los novios… puedes jugar con ellos unas cuantas partiditas con…

LOGO FUNNY LOVE Amar es el juego más apasionante FONDO TRANSPARENTE

¡Convertíos en los Protagonistas de...

VUESTRO PROPIO VIDEOJUEGO!

A todos (absolutamente todos) vuestros invitados les va a fascinar, porque SOIS VOSOTROS mismos convertidos en los personajes protagonistas. Y podrán haceros correr, saltar, disparar, coger objetos, pasar niveles del juego… y se lo van a pasar genial. Pero lo mejor de todo es que nunca lo podrán olvidar.

Haced Sonar...

VUESTRA PROPIA CANCIÓN

Vamos a hacer que vuestro gran día tenga «su propia banda sonora» y que suene en la ceremonia; en el cóctel, en el banquete, en la fiesta, en RRSS… Romántica o divertida, con una letra que hable de vosotros. Con el estilo que más os guste. Incluso meses después del enlace, los invitados la tararearán y os recordarán.

o ¡Las Dos Cosas!